En SoHo encontrarás a las peruanas más lindas y las mejores firmas nacionales e internacionales, escribiendo sobre todo tipo de temas.
SUSCRÍBETE A NUESTRA EDICIÓN IMPRESA

S/. 180 (Incluye IGV)
*Precio regular: S/. 240

12 ediciones

Ingresar a nuestro contenido es opcional y al
hacerlo, usted certifica ser mayor de edad.

/media/modalintro/940x350/Alejandra-Baigorria-Banner-Web.jpg
/media/modalintro/200x265/mini-portada-de-alejandra.jpg
/media/modalintro/183x88/Boton_Alejandra_Baigorria.jpg

Kurt Vile, el melenudo del espejo

9 de Diciembre de 2016
Cobertura especial

En la primera estrofa de Pretty pimpin, Kurt Vile canta que despertó una mañana y no reconoció al hombre del espejo. “Luego de reírme, dije qué tonto, si soy yo”. Pero, ¿quién es este cantante norteamericano? Lo más fácil sería describirlo como un melenudo artista indie de rasgos refinados, pero Vile prefiere escapar de las etiquetas.

En sus temas fusiona rock, blues, psicodelia, pop y folk, y se decanta en su último álbum, B'lieve I'm goin down, por un sonido más acústico y desnudo. De sus letras se ha dicho que son confesionales, pero él no les da tanta importancia: “no es que quiera mostrarme vulnerable, sino más bien real, mostrar lo que realmente siento”, declaró en una entrevista concedida el año pasado a El País.

Con una actitud más de padre de familia joven y equilibrado que de rockstar rompedor-de-hoteles, Vile se presentó por primera vez en Lima gracias a la agencia de música y entretenimiento Veltrac, que se ha destacado en el ámbito local por apostar por aquellas bandas y solistas que están en plena vigencia musical.

Una abarrotada discoteca Bizarro aguardaba al cantautor norteamericano. Alrededor de las 11: 30 p.m. subió al escenario y empezó a tocar y cantar aquello que realmente siente. La mayoría de temas que entonó fueron de sus tres últimos álbumes, aquellos que lo pusieron en la órbita indie y lograron que deje de ser conocido solo por ser un ex miembro de la banda The War on Drugs.

Dust bunnies, Jesus Fever, Goldtone, Wakin on a pretty day, KV crimes y Wheelhouse fueron los temas más aplaudidos, al tiempo que Kurt se movía espasmódicamente del escenario y rasgaba tanto guitarras acústicas y eléctricas como un instrumento tan inusual para un concierto de rock como el banjo. El cierre vino con Baby’s arms, hipnótico tema en el que canta que cuando todo se viene abajo se aferra a los brazos de su bebé. Después del concierto, los asistentes abandonaron el predio sintiendo que conocían un poco más al melenudo hombre del espejo.

Por: Oscar García Meza

COMPARTIR

COMÉNTANOS