En SoHo encontrarás a las peruanas más lindas y las mejores firmas nacionales e internacionales, escribiendo sobre todo tipo de temas.
SUSCRÍBETE A NUESTRA EDICIÓN IMPRESA

S/. 180 (Incluye IGV)
*Precio regular: S/. 240

11 ediciones

Ingresar a nuestro contenido es opcional y al
hacerlo, usted certifica ser mayor de edad.

/media/modalintro/940x350/Gia-y-Jennifer-Web-SoHo.jpg
/media/modalintro/200x265/Mini-portada-60.jpg
/media/modalintro/183x88/Boton-de-Ingreso.jpg

¿A qué sabe el Fireball?

21 de Diciembre de 2016
Opinión de nuestra sommelier

Desde su presentación hasta su iconografía, todo en este cinnamon whisky hace referencia al lado golfo y goliardo del varón que se respeta. Luego de probarlo te sentirás como un demonio piromaniático, muy similar al de la etiqueta.
 

Vista:

Es un líquido brillante, limpio y sin sedimentos, con una tonalidad ámbar y ciertos visos dorados. Sus lágrimas tienen una caída media, lo cual indica una cantidad regular de glicerol.

 

 

Aroma:

En primera nariz hay un golpe fuerte de la canela, que me recuerda a una marca conocida de chicle que tiene ese sabor como protagonista.

En segunda nari, sigue predominando la canela, aunque también aparece un aroma a chocolate o cacao. De pronto asocio la imagen típica que tengo de la Navidad con esos kekes de canela y frutos secos que preparaba mi madre con una taza de chocolate caliente, en pleno verano.  

Sabor:

El sabor que prima, evidentemente, es la canela. Estamos hablando de un whisky saborizado, en el cual no importa mucho la calidad de la bebida perse y los atributos que podría tener en su paso por la barrica, los procesos en la elaboración, entre otros puntos importantes al catar.  

 

 

Conclusión:

Considero que este licor quedaría muy bien en la cocktelería y ese es su destino. No lo tomaría puro ni en las rocas, ya que es demasiada canela para mi gusto.

 

 

 

Estrellas:

 

COMPARTIR

COMÉNTANOS