En SoHo encontrarás a las peruanas más lindas y las mejores firmas nacionales e internacionales, escribiendo sobre todo tipo de temas.
SUSCRÍBETE A NUESTRA EDICIÓN IMPRESA

S/. 180 (Incluye IGV)
*Precio regular: S/. 240

11 ediciones

Ingresar a nuestro contenido es opcional y al
hacerlo, usted certifica ser mayor de edad.

/media/modalintro/940x350/Gia-y-Jennifer-Web-SoHo.jpg
/media/modalintro/200x265/Mini-portada-60.jpg
/media/modalintro/183x88/Boton-de-Ingreso.jpg

El nuevo rey del Internet

1 de Diciembre de 2015

POR MARIANA PAREDES

Improbable como suene, no tomó más de tres minutos contactarnos con Jonathan Maicelo. Un mensaje a su fanpage de Facebook con respuesta inmediata lo confirmaba: por estos días (aunque luego lo negará) Maicelo vive en las redes. A horas de viajar a Estados Unidos, de regreso a Nueva Jersey —donde vive y entrena hace más de seis años— nos dice que encantado de hablar, pero no sabe cómo. El nuevo rey local de Internet es pésimo con la tecnología.

“La verdad, la fanpage me la hizo un amigo. Mi cuenta de Facebook también”, confiesa. Tras dos días, ha perdido la batalla con el sistema de registro de Skype. “No me sale, ya me estresé, causa”, admite frustrado. También con esta cuenta recibirá ayuda. La ironía hace irresistible contribuir con la causa.

Con veinte peleas en su historial (diecinueve ganadas, una perdida), Maicelo se encuentra nuevamente bajo la supervisión y régimen de entrenamiento de sus cuatro guías de la pelea: Bush, Pin Pin, el señor Nelson, y Alex, el colombiano. Maicelo recita los nombres como si juntos fueran una sola persona, un solo gran entrenador. Aunque la actual preparación apuntaba a un combate en Estados Unidos para finales de noviembre, confirmar un contrincante atractivo ha sido hasta ahora difícil. Más de una negociación ha quedado trunca.

(MIRA TODAS LAS CRÓNICAS SOHO AQUÍ)

“Mi última pelea fue con Brandon Bennett, en Washington DC. Esa victoria ha hecho que muchas peleas se caigan. La verdad, yo ando buscando hacer una pelea grande. Amerita hacerlo. Iba a pelear con un excampeón mundial. No se llegó a un acuerdo. Luego iba a pelear con un invicto con una carrera más larga que la mía. También quedó en nada” dice. Por ello, puede que el último combate de Maicelo para este 2015 se traslade a Perú. El 5 de diciembre, para quien quiera dar la batalla.

GOLPES DEL DESTINO
El 29 de agosto de este año, Maicelo no solo se enfrentaba a Bennet, sino a la idea de retirarse del boxeo. En enero, había perdido la chance de ganar el título mundial de la AMB tras su derrota ante el colombiano Darleys Pérez, quien detentaba el cinturón de campeón. Era la primera vez que bajaba vencido del ring, y lo hacía en una de las peleas más importantes de su historial pugilista. La posibilidad de obtener el título mundial de peso ligero se le había escapado de las manos. “Pasé por un momento difícil en mi carrera. Pensé en el retiro. La gente entraba a mi Facebook solo para insultarme, decirme que era un perdedor. Cerré mi Facebook personal. Creo que hasta comenzaron a darle dislike a mi fanpage. Casi no posteaba nada. Me desmotivé mucho. Luego, vino la chance de pelear con Bennet y la tomé. Gané, vine a Perú con mi laurel y ahí comenzó todo” dice Maicelo.

Para los primeros días de setiembre, tras la derrota en enero y la victoria aún fresca, Maicelo contaba con 90 mil seguidores. Aterrizó en Lima, fue a los Barracones del Callao, su barrio, para quedarse con su mamá. La recibió una mujer mucho más gruesa que la mamá Marina de toda la vida. Le había subido el colesterol y tenía sobrepeso. Maicelo tomó una resolución: desde ese día, ella y él comerían lo mismo: la dieta saludable del boxeador. Le hizo una copia de su régimen semanal, y le enseñó cómo prepararlo. Subió a Facebook una foto del almuerzo con los respectivos ingredientes y se inauguró en el foodporn. “La gente se volvió loca. Comenzó a comentarme y a pedirme recomendaciones. Jonathan, será bueno comer esto, Jonathan, qué dieta puedo hacer para subir masa muscular. Comenzaron a llenarme toda la vaina de inbox. Y yo, respondiendo como podía, porque tampoco soy pulpo, pe. Automáticamente que hice ese post, me di cuenta de que podía hablar de nutrición a la gente” dice.

Pugilista desde los trece años, sabe bien qué le conviene comer. “Créeme que yo diseño mi plan de dieta, se la paso a mi nutricionista y él solo me hace ajustes” dice. Tiene claro qué es lo que tiene más fibra, más aminoácidos, qué proteínas tienen mejor asimilación. “Me gusta leer de esos temas y me siento capaz de hablar de eso” dice. Unos cuantos almuerzos después, los followers aumentaron como la espuma que rebasa la olla. La cocina de Maicelo se convirtió en tópico de internet, prensa y televisión. Ahora suma cerca de 280 mil seguidores.

La repentina popularidad que le llegó por compartir sus recetas y consejos de buena nutrición por internet atrajo incluso a Gastón Acurio a su perfil. Acurio, que se acercó para felicitar al boxeador por su iniciativa, recibió furibundos insultos de parte de un, aparentemente, enajenado Maicelo. No era él, sino un troll inscrito con su nombre, que usa su mismo logo e invade constantemente el muro de Maicelo. Aclarar el tema le tomó varios días e incontables comentarios. La historia se cerró con Maicelo grabando una canción dedicada a Acurio con complicidad de Beto Ortiz. “Yo creo que al final no me perjudicó, al contrario. Fíjate que cuando pasó esto, hizo que creciera más mi número de fans”. Para él, el tema ya está zanjado. Dice que de haber leído a tiempo el comentario del cocinero, su respuesta no hubiera sido esa. Y que Acurio ya lo sabe.

DIETA CON SAZÓN
Cada post culinario de Maicelo recibe al menos tres mil likes y centenas de comentarios, entre incontables preguntas y harta chacota. Ha llevado la nutrición a las redes con el lenguaje de la calle. El chef Maicelo ayudará a todos a preparar un combate elegante y saludable. Recomienda freír el pescado con aceite de oliva ‘extra pito’ y cambiar la gaseosa por ‘aguayu’; explica que la fructosa es el azúcar de la fruta, que el camote ayuda a la piel y por eso “el pelo crece de la csmre”, que la terrible palta es un aceite esencial, que para que el pollo hervido salga rico hay que meterle cebolla y un diente de ajo al agua. Una jama que te llena y pa concha alimenta tus músculos. Pulsea nomás, parroco, que Maicelo te achora con su terrible pescado y más na, pa’dentro. El boxeador adereza la receta con la sazón justa del verbo de barrio.

“Yo sé exactamente lo que está pasando. Cuando uno va donde un nutricionista —es más, mucha gente ni siquiera puede ir al nutricionista— siempre le hablan con palabras rebuscadas, palabras diplomáticas, una manera fina y elegante para enseñarte cómo comer. Bueno, a la gente le aburre eso. O no lo entiende. Yo lo digo de una forma más criolla, una forma más jerguera. A veces uso mucha jerga junta y como hay gente que no me entiende, yo explico. Así que aparte de aprender cómo comer, también aprenden jergas”, dice con una sonrisa mosca en el rostro.

Sus hashtags #aguayu, #ChaCalato (dicho en elegante, tener relaciones sexuales solo con la pareja, muy beneficiosas para quemar calorías, por cierto) y #NoLaCaguen se han vuelto moneda corriente en el mundo internet. “A mí nadie me paga nada por andar posteando lo que como. La buena alimentación es un tema que me interesa difundir”, aclara. Ahora, cuando pasan más de dos días sin colgar alguna foto de comida con su receta, la gente pitea. “Pitea duro”, ríe. Promete publicar videos con sus recetas lo más pronto posible. Intuye que serán un éxito.

ESTRELLA ATENTA
La jerga no es el único secreto de Maicelo para agitar las redes sociales. “Gran parte de mi éxito en Facebook es la interacción. A la gente le encanta que responda sus comentarios. Me consultan de dietas, les respondo. No entienden mi jerga, les explico. Me piden la bendición y yo les mando un punto, un palito y un punto. Un pene, pues. Se matan de risa. Hay hasta gente que entra a insultarme porque quiere que les responda. Ya me di cuenta, no lo hacen de atorrantes, sino para llamar la atención. Así que yo jodo de vuelta”, dice.

Asegura que solo entra para el desayuno, almuerzo y cena. “No me he vuelto un adicto al Internet”, insiste. Lo cierto es que sus constantes comentarios dejan huella de su permanente estadía en Facebook.

En el camino, Maicelo ha descubierto que es seguido no solo por el tema de la nutrición. Su Facebook se ha convertido en un espacio muy visitado por gente que busca reír con sus frases. “Muchas personas me escriben y me dicen que no siguen mis tips, pero les hago la mañana, los divierto. Me ha escrito gente con depresión diciéndome que con mis publicaciones los alegro un poco. También gente que quiere salir del vicio y pide consejo. No lo veía de esa manera”, dice. Los puños de fuego de Maicelo tienen una renovada pegada en la red.

(MIRA TODAS LAS CRÓNICAS SOHO AQUÍ)

MAICELO MULTIFACÉTICO
Consciente de su rebote, ahora no es solo nutricionista online. Siempre a su manera, es también dedicado consejero de autoayuda (“La calle te enseña a sobrevivir, un libro te enseña a vivir. Imagina tener ambas cosas. Estudia mierda”), promotor del amor paterno, un tema muy sensible para él, que fue abandonado (“No dejes que tu hijo vea TV basura, llévalo al parque a joder un rato. Merece tu tiempo de padre”), y hasta vocero contra la violencia familiar (“Pégale al saco... no a la mujer #NoLaCaguen”). Maicelo tiene un mensaje para todos. Su muro se ha convertido, también, en vitrina para los emprendimientos de su familia y amigos: el tío que hace fundas para autos y motos, el dentista que hace sus prótesis bucales de pelea. Y tiene efecto. “Tengo un amigo que canta reggaetón en la zona de mi barrio y empecé a colgar sus videos. Al día siguiente vino a mi casa y me trajo pollo a la brasa. Le había salidoun contrato. Yo lo hago de causa, feliz si ayuda en algo”, dice.

No hace caso omiso de los pedidos que le hacen por inbox. Y eso que son numerosos. “Muchas personas me mandan links de colectas para niños que están mal de salud, y eso para mí sí es una responsabilidad. Lo pongo. No recibe muchos likes ni muchos comentarios, pero por lo menos mucha gente lo ve y alguno tal vez puede ayudar”, comenta. El muro de Maicelo es democrático y popular: por su perfil desfilan eventos profondos, menciones a comedores populares y ONGs, eventos de peruanos en el extranjero que difunde por voluntad propia, hasta perritos que necesitan likes para ganar concursos de disfraces. Maicelo no se niega a publicar casi nada. “Muchos me han dicho que estoy perdiendo plata pero no me importa. Hago lo que quiero, digo lo que pienso, si les ayuda, bacán. Yo por escribir un par de letras no se me va a caer el mundo”, opina.

NUEVOS RETOS
La repentina popularidad de Maicelo en redes sociales ha hecho que varias empresas lo llamen para promocionar sus productos. En unas cuantas semanas lo contactó una marca de chicles, un banco (para el que Jonathan tuvo que aprender a usar el Twitter), una empresa de jugos naturales, una empresa de telefonía, una marca de equipos celulares, una empresa de aceite de oliva extra pito… la lista es larga.

El Ministerio de Producción lo convocó para lanzar la campaña de promoción del pescado, y lo puso a cocinar quinua con bonito. El video es un éxito en Internet. “Hasta el Ministerio de Educación me ha llamado. No entendía por qué me llaman a mí si yo hablo pura jerga”, cuenta sorprendido. “Era para motivar a los chicos a terminar el cole. Creo que apoyar estos mensajes es apostar por el Perú”, dice. Él, que terminó la secundaria, sabe lo tentador que es desentenderse de los estudios por seguir el ritmo del barrio sabroso. Es uno de esos temas que se toma a pecho.

Ahora que se ha reconciliado con el Internet, ha vuelto a crearse un Facebook personal, solo para los amigos. “Por ahora solo tengo seis gatos”, dice riendo. Con una nueva reputación ganada en Internet y entusiasmado por el futuro, Maicelo se atreve a mirar más allá. “La verdad, estoy pensando en que puede ser momento de abrir un gimnasio o estudiar algo relacionado a nutrición, algo que siempre he querido hacer. Tengo muchos conocimientos pero no he estudiado y para serte franco, con todo esto que ha pasado, me he animado mucho más”, afirma. “No pensé que por ayudar a mi mamá, me iba a ayudar a mí mismo y a otras personas también”, concluye. El público se lo agradece.

DICCIONARIO MAICELO
Meter el verbo to be: conversar, meter floro.
Aguayu: agua.
Tirar la boya: ayudar.
Sacar la cola: irse.
Ensalada: persona tranquila.
Acharlado: bien vestido. Adjetivo que define las cualidades del charly, el bacán de barrio.
Achárlame: préstame dinero, ayúdame.
Chis tris: chistoso.
Párroco: parroquiano, causa.

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS:
-UN DÍA CON LA MENTE MÁS RÁPIDA DEL PERÚ
-TODAS LAS CRÓNICAS SOHO AQUÍ
-CLAUDIA ABUSADA, NUESTRA MUSA DE ANIVERSARIO
-MIRA A TODAS LAS CHICAS SOHO AQUÍ

COMPARTIR

COMÉNTANOS