En SoHo encontrarás a las peruanas más lindas y las mejores firmas nacionales e internacionales, escribiendo sobre todo tipo de temas.
SUSCRÍBETE A NUESTRA EDICIÓN IMPRESA

S/. 180 (Incluye IGV)
*Precio regular: S/. 240

12 ediciones

Ingresar a nuestro contenido es opcional y al
hacerlo, usted certifica ser mayor de edad.

/media/modalintro/940x350/portada-de-web-web-web.jpg
/media/modalintro/200x265/Portada_SoHo_58.jpg
/media/modalintro/183x88/Boton-58.jpg

La importancia del calentamiento previo

1 de Julio de 2016

 

 

 

 

 

 

 

LA MANERA FORMAL de acercarnos al acto sexual es a través de los juegos previos.

Nadie se refiere a ellos con esas palabras. He escuchado muchas formas de llamarlos: el maleo, el sexo muerto, los jueguitos, el toqueteo; todo depende de la edad de la persona y su procedencia. Llámenlos como quieran, pero para todos son importantes. Son una pieza clave de nuestra sexualidad. 


 

Quizá para muchos esa pudo haber sido la manera en que empezaron a experimentar el sexo o la intimidad con una pareja.
Póngase a recordar la primera vez que se encamó con alguien. ¿Sabía qué hacer?, ¿estaba seguro de qué quería la otra persona? Más allá de esas cuestiones, lo cierto es que cada uno tuvo una experiencia distinta y eso es normal.

Es como salir a comer en grupo y esperar que a todos sus invitados les guste el mismo plato. El gusto está en el hecho de que somos distintos, en el misterio que ello despierta y en la exploración de esa generosa variedad.

Pongamos las cosas claras: ¿qué es esto de los juegos previos? Es el intercambio de placer con una pareja antes de la penetración. Cada género es distinto, no solo en el plano emocional, sino también a nivel psicológico. Para los hombres es muy fácil pensar en algo sexual. Con un beso ya sienten deseo y están listos para saltar al acto sexual con una excitación adecuada.
Para las mujeres es un poco más complejo.

No diré que de vez en cuando una chica no pueda tener un rapidín (o quickly), bien sea por innovar en un lugar prohibido o por falta de tiempo.
La magia está en variar y probar cosas distintas. Imagine comer el mismo chocolate todos los días. Llegará, definitivamente, un momento en que ya no lo disfrutará igual. Ese es el desafío: hacer que la monotonía no pase factura. Tenga en cuenta que las mujeres demoramos unos minutos en encendernos. Esto se debe a la diferencia en la anatomía. Al tener los genitales internos, estas deben prepararse para la penetración; de lo contrario podría no ser placentero e incluso doloroso. Para evitar que eso ocurra, es mejor aprovechar el tiempo con los jueguitos previos. La utilidad de estos es invalorable, pues permiten sostener la excitación mediante estímulos físicos, psicológicos y visuales.

 

Cada persona tiene distintas zonas erógenas. Por eso es importante morder, lamer, acariciar, besar y probar otras técnicas en todas las zonas del cuerpo. No peque de tímido si está con una pareja nueva, hay mucho por explorar. Apele a su creatividad. La sorpresa es la mejor herramienta. Sea creativo, utilice todos tus sentidos, coloque unas velas, aplíquele un aceite de masaje, mándese con su pareja un buen juego de póker desnudos, o simplemente prepare una noche para recrear fantasías o para que ella estrene la lencería que usted le regaló. Internet es una gran herramienta para inspirarse.

 

 

Como alguna vez escuché de una instruida amiga, los juegos previos son más importantes que nada porque hacen más divertida la intimidad y le restan importancia a la penetración. Explore, deje que su imaginación lo lleve. Si su pareja se siente cómoda y segura, no dudará en entregarse a ese viaje con usted. Eso sí, no todas las mujeres llegan al orgasmo por penetración. Por eso, si le dedica más tiempo al calentamiento previo, ambos tendrán mayor placer y mayor posibilidad de llegar al orgasmo.
De hecho, el orgasmo es como el postre: uno nunca sabe si llegará o si se llenará antes. Buena suerte y acuérdese de que la práctica solo conduce a la perfección.

 

 

 

COMPARTIR

COMÉNTANOS